“El hilo se puede estirar o enredar, pero nunca se romperá”

Mikayla Stern-Ellis y Emily Napp.

Mikayla Stern-Ellis y Emily Napp.

EL PERIÓDICO / Barcelona

Viernes, 24 de enero del 2014 – 21.36 h

Dos estudiantes, de 18 y 19 años, que se hacen amigas y descubren que son hijas del mismo padre biológico, un donante anónimo de esperma procedente de Colombia.

Esta es la historia de Mikayla Stern-Ellis y Emily Nappi, estudiantes de primer año de la Universidad de Tulane (Nueva Orleans), que se conocieron mientras buscaban, a través de las redes sociales, compañeros de piso para vivir en la residencia universitaria, según publicó ‘Tulane Hullabaloo’, el periódico de la universidad.

Las jóvenes congeniaron y se hicieron amigas. Los rasgos físicos de ambas y los gustos en común llevaron a las estudiantes a iniciar una investigación que demostró que ambas fueron engendradas con esperma del mismo donante. Mikayla y Emily sabían que habían sido concebidas con esperma donado por un colombiano anónimo, pero no, que fuera el mismo donante, según se hizo eco el diario ‘New York Post’.

Las chicas publican en su perfil de Facebook la foto de su hermana y este antiguo proverbio chino: “Un hilo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar el tiempo, el lugar ni la circunstancia. El hilo se puede estirar o enredar, pero nunca se romperá”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: