Cinco referéndums con los que Occidente hizo la vista gorda

Occidente condena unánimemente el referéndum en Crimea, al que se opone, mientras prepara sanciones contra Rusia. La historia recuerda a algunos referéndums que fueron apoyados por Occidente, otro hecho que muestra una doble moral de sus gobiernos.
Este domingo 16 de marzo se cruza el Rubicón con la realización de la consulta en la que población de Crimea se pronuncie sobre el estatus de esta república autónoma y su posible adhesión a Rusia. Varios gobiernos occidentales calificaron de “ilegítima” la votación. Moscú, a su vez, sostiene que el referéndum no es nada más que una muestra del derecho democrático del pueblo crimeo a la libre determinación y de que se cumple el Derecho Internacional.
En el pasado, Occidente en ningún momento impidió a los Estados que celebraron o estaban en el camino de celebrar un referéndum y en algunos casos los apoyó activamente.
Kosovo
No hubo ningún rechazo enérgico por parte de Occidente cuando se realizó la votación del pueblo de Kosovo (de mayoría de origen albanés) en 1991, antes de su autoproclamación como Estado independiente. Washington fue uno de los que respaldó la independencia de Kosovo dos años antes de que la ONU declarara en 2010 que la independencia no contradecía al derecho internacional, y aún en contra de la opinión de Moscú, que reclamaba el cumplimiento de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que reconocía la integridad territorial y soberanía de la República de Serbia a la que pernecía ese territorio, donde nació su cultura.
Las fuerzas de la OTAN intervinieron en 1999, llevando a cabo una campaña militar contra objetivos en Serbia y en Kosovo. Más de 500 civiles murieron y miles fueron heridos en la incursión de la OTAN en el territorio de la antigua Yugoslavia.

Kosovo de mayoría de origen albanés autoproclamó su independencia con respaldo activo de EE.UU. y Occidente y en contra de la opinión de Rusia. Foto: © REUTERS Djordje Kojadinovic

Kosovo de mayoría de origen albanés autoproclamó su independencia con respaldo activo de EE.UU. y Occidente y en contra de la opinión de Rusia. Foto: © REUTERS Djordje Kojadinovic

Sudán del Sur
Tras un conflicto largo y sangriento, Sudán del Sur se separó de Sudán en 2011, convirtiéndose en el estado más joven del mundo. La entonces secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, elogió la medida y calificó de “histórico” el día de la independencia como “un testimonio de los esfuerzos incansables de la población de Sudán del Sur en la búsqueda de la paz”, sentenció.
Washington, por su parte, gastó alrededor de 600 millones de dólares en la construcción de la nueva nación, pero luego congeló los pagos debido a una escalada de la violencia en la nueva nación africana.

Washington aplaudió el nacimiento de Sudán del Sur. © REUTERS Goran Tomasevic.

Washington aplaudió el nacimiento de Sudán del Sur. © REUTERS Goran Tomasevic.

Las Islas Malvinas
En marzo de 2013 el Gobierno británico impuso un referéndum en las Islas Malvinas para determinar si los isleños deseaban seguir siendo una colonia británica. Como resultado, el 98,8% de los habitantes del archipiélago demostró que querían seguir estando bajo la soberanía del Reino Unido.
A pesar de las fuertes protestas de Buenos Aires, Occidente no hizo nada para intervenir y detener la votación. Argentina reclama la soberanía de las islas desde 1833 y no reconoció el plebiscito, que consideró ilegal y “totalmente irrelevante”.

Gran Betaña impuso un referendo en las Isla argentinas de las Malvinas para perpetuar su dominio de ese estratégico territorio del Altántico Sur. © AFP TONY CHATER.

Gran Betaña impuso un referendo en las Isla argentinas de las Malvinas para perpetuar su dominio de ese estratégico territorio del Altántico Sur. © AFP TONY CHATER.

Escocia
El Gobierno escocés ha programado un referéndum para septiembre de 2014 y lanzará a su población la opción de si quiere la independencia del Reino Unido. Gran Bretaña advirtió que si Escocia se separa, no podrá utilizar la libra esterlina y tendrá que volver a solicitar la adhesión a la UE. En todo el proceso de preparación del plebiscito Occidente no se ha manifestado sobre este caso.

Escocia tiene programado su propio referémdun. © AFP Andy Buchanan

Escocia tiene programado su propio referémdun. © AFP Andy Buchanan

Cataluña
La comunidad autónoma española de Cataluña anunció que en septiembre de este año llevará a cabo una votación sobre si quiere la independencia de España. Madrid indicó que el referéndum viola la Constitución porque cuestiona la soberanía española. Hace unos días el Gobierno de España rechazó la petición de convocatoria de referéndum presentada por el Parlamento de Cataluña. Sin embargo, pese al rechazo contundente de Madrid, Occidente no ha entrado a opinar de forma abierta como en el caso de Crimea.

Los catalanes en España quieren su propio Estado.  © AFP JOSEP LAGO.

Los catalanes en España quieren su propio Estado.
© AFP JOSEP LAGO.

Anuncios

Una respuesta

  1. Ucrania previamente a todo lo sucedido vivió sucesos que de continuar iban a culminar con lo que Rusia con su presencia ha evitado: la limpieza étnica. En ese sentido en Ucrania se siguen las acciones y ayer el Ministerio de Exteriores ha declarado oficialmente que los rusos de Ucrania no son ucranianos: son diáspora rusa, o sea, es como si se dijera que los suecos de Finlandia, país en que resido, no son finlandeses, sino diáspora sueca. Para hacer paralelos ajenos a los oportunismos políticos, en Ucrania no se quiere aceptar que un idioma que hablan decenas de millones de personas, el ruso, sea oficial al igual que el ucraniano (tengo una hija ucraniana de habla rusa), mientras que en Finlandia el sueco, claramente minoritario y limitado al litoral y al archipiélago y hablado por apenas 300 mil personas de los más de 5 millones del país, es idioma de Estado al igual que el finlandés. En Ucrania lo que comenzó con los atentados a obras esculturales que recordaban el pasado soviético, como la destrucción de un monumento a Lenin declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad (los vándalos responsables jamás han sido inquiridos por tal hecho) y la retirada de múltiples obras similares de muchos lugares, se vio seguido de la profanación de tumbas colectivas de caídos durante la Gran Guerra Patria, por el simple hecho de que allí hay también rusos sepultados. Luego se procedió en algunos lugares controlados por las fuerzas ultranacionalistas a retirar monumentos que nada tienen que ver con el pasado soviético, sino con personajes que vivieron hace 200 ó 300 años, como el héroe militar ruso Kutuzov, al que Ucrania le debe favores históricos. La historia es la historia y no se puede ignorar: se respeta y un ejemplo es Cuba, donde jamás se cambió un nombre ni de calle ni de lugares por razones ideológicas y en la Avenida de los Presidentes, salvo el caso de Batista, por razones obvias, el resto de los homenajes siguen en pie.
    En Ucrania, en la occidental ciudad de Lvov, por ejemplo, en las puertas de las viviendas donde viven rusos étnicos se han colocado pegatinas donde se lee a manera de anuncio y advertencia tétrica “Aquí vive un moskal (un ruso, dicho peyorativamente en ucraniano)”, Desde ayer en la ciudad de Vinnitsa campean por su respeto las ordas ultranacionalistas ”destituyendo en nombre del Maidán” a toda persona que esté en desacuerdo con el Kiev oficial de hoy y que “huela” a prorrusa, se golpeó hasta la hospitalización al director de la televisión estatal ucraniana, acusado por miembros y diputados de un partido declarado fascista, xenófobo y antisemita por los tribunales europeos, de ser prorruso. Siguiendo la lógica el próximo paso iba a ser el comienzo de la limpieza étnica y Rusia lo que ha hecho (y no porque yo lo justifique ni lo defienda, porque la ocupación no debe ser la mejor respuesta a un conflicto) es lanzar una advertencia de que no va a permitir de que se cruce la raya roja de la agresión a sus hermanos étnicos. Eso ha contenido los ánimos de los extremistas y saben que habrán consecuencias si lo hacen.
    En definitivas, las fronteras de después de la II Guerra Mundial han sido alteradas en otras ocasiones y nadie ha hecho nada. Turquía invadió y ocupó impunemente y hasta los días de hoy a Chipre, dividiéndolo, y sigue su marcha en ese sentido. Israel se anexionó territorios que el mandato de la ONU no le otorgó cuando lo declaró estado en 1948 y no ha pasado nada. Marruecos se anexó el Sahara Español y allí sigue y nadie le ha impuesto sanciones. Y lo más reciente, Kósovo, territorio desgajado por la fuerza de los cañones a Serbia y ahora se quiere justificar lo de Kósovo con lo de la limpieza étnica. Esta se podía evitar por otras formas sin necesidad de cercenar a un país, pues para eso existen los status autonómicos, los fideicomicios y procedimientos legales similares. Simplemente con el fin de humillar a Milosevic, se humilló a toda Serbia y aún le siguen exigiendo más pasos humillantes para ser “aceptada” en Europa.
    Ahora se dice que Crimea viola la Constitución ucraniana, pero el derrocamiento ilegítimo del presidente Yanokóvich, no porque fuera bueno, ya que es también un oligarca que llegó al poder en parte gracias a sus posibilidades, pero también por el voto popular, no es visto como violatorio de esa misma Constitución, que se santifica según sea el caso. Eso es hipocrecía política, diplomática y real. Hay en todos los países procedimientos legales para destituir a un presidente y a Yanukóvich se los omitieron y en una especie de pantomima legal un Parlamento presionado y atemorizado por una turba callejera y la boca de los fusiles automáticos de los ”banderovtsi” (seguidores de Stepán Bandera, ucraniano que colaboró con Hitler durante la II Guerra Mundial) entonces se hizo el paripé de que se le destituyó.
    Llama la atención el silencio hasta ahora (ya se han visto obligados a comenzar a hablar) de la Europa democrática ante esos excesos que aquí relaciono y su connivencia con el hecho de que ultraderechistas, xenófobos, antisemitas y fascistas lleven la voz cantante en las cuestiones ucranianas. Yo le recomendara más cuidado en sus actos, pues a posteriori vendrán consecuencias que creo van a ser difícil de detener.
    Yo quisiera oir la opinión de Martti Ahtisaari, ex-presidente de Finlandia, que si no fue el cerebro, fue el instrumento de la secesión de Kósovo, para saber que pudiera decir él objetivamente de lo sucedido en Crimea y si se sostiene un paralelismo con Kósovo a la luz de estas cuestiones que menciono aquí.
    Tanto Crimea, como Kósovo son procesos, a mi entender ilegales, pero si se valoraran honestamente ambos deben recibir el mismo tratamiento.
    Se quiere satanizar a Rusia como si se tratara del mismo país comunista que fue la Unión Soviética. ¡Ni remotamente lo es! Rusia es un país capitalista con todas las de la ley y está gobernado por una oligarquía, lo que quiere decir que más allá de un enfrentamiento ideológico hay mucho juego geopolítico en todo, con la salvedad de que quien tiene el fuego en sus propias narices es Rusia y no Europa ni EE UU y por tanto, tiene que reaccionar antes de que se expanda hacia el interior de sus fronteras.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: