Iglesia católica declaró santos a Juan Pablo II y Juan XXIII

Con la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII el papa Francisco quiere dar ejemplos de que la santidad no es inaccesible, afirman especialistas.

Con la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII el papa Francisco quiere dar ejemplos de que la santidad no es inaccesible, afirman especialistas.

Roma.-La iglesia católica sumó hoy dos nuevos santos a sus altares con la canonización de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII en una ceremonia inédita en los más de dos mil años de existencia de esa institución.

Cientos de miles de feligreses llegados de todo el mundo desbordaron la plaza para presenciar la ceremonia, al inicio de la cual el papa Francisco declaró santos a los dos pontífices.

Los declaramos santos y los inscribimos en el libro de los santos y pedimos sean honrados en toda la iglesia con la dignidad de santos, expresó Francisco.

San Juan XXIII y San Juan Pablo II quedaron así inscriptos como santos en un acto histórico que se estima pudo ser visto por más de dos mil millones de personas en todo el mundo.

Desde horas tempranas la multitud llenó el espacio apenas una hora después de que se permitiera la entrada a la plaza, en la cual estuvieron presentes también 98 delegaciones oficiales y 24 jefes de Estado, junto a unos 150 cardenales y un millar de obispos.

El fervor religioso convirtió a Roma en una ciudad multicolor con profusión de banderas de las naciones desde las cuales llegaron peregrinos de todas las latitudes.

 

Multitud desborda Plaza de San Pedro para canonizaciones

La plaza de San Pedro estuvo colmada desde tempranas horas de este domingo, antes de la ceremonia de canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II. Foto: Reuters.

La plaza de San Pedro estuvo colmada desde tempranas horas de este domingo, antes de la ceremonia de canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II. Foto: Reuters.

Cientos de miles de fieles católicos se concentraron este domingo en la Plaza de San Pedro del Vaticano desde horas tempranas para presenciar la canonización de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII. La multitud llegada de prácticamente todos los lugares del mundo llenó el espacio apenas una hora después de que se permitiera la entrada a la plaza, donde algunos peregrinos que intentaban pasar allí la noche fueron desalojados ayer por motivos de seguridad.

Media hora antes del inicio arribó el papa emérito Benedicto XVI, quien junto al papa Francisco cocelebrará la ceremonia en la que participan 98 delegaciones oficiales y 24 jefes de Estado, junto a unos 150 cardenales y un millar de obispos.

La doble canonización es un acto sin precedentes en la historia de la iglesia católica. Dos papas vivos estarán presentes en la canonización de dos Papas santos, afirmó monseñor Liberio Andreatta, presidente de la Obra romana para los peregrinos al explicar la connotación del acto.

La fecha de la canonización fue elegida por el papa Francisco durante el consistorio celebrado junto con los cardenales. Es el primer domingo después de las celebraciones de Semana Santa, cuando la Iglesia Católica celebra la fiesta de la Divina Misericordia, una fiesta que instituyó el propio Karol Wojtyla tras hacer santa en el año 2000 a la monja polaca Faustina Kowalska, conocida como la santa Teresa de Jesús polaca.

 

CEREMONIA DE CANONIZACIÓN DE JUAN XIII Y JUAN PABLO II

Juan Pablo II y Juan XXIII han sido proclamados santos este domingo. fOTO: EFE.

Juan Pablo II y Juan XXIII han sido proclamados santos este domingo. fOTO: EFE.

El papa indicó que los dos nuevos santos “fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia (termino griego que significa libertad) del Espíritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia”

El papa Francisco dijo hoy que los papas que hoy proclamó santos, Juan XXIII y Juan Pablo II, “restauraron y actualizaron la Iglesia según su fisionomía originaria”, durante su homilía en la misa de canonización de ambos pontífices.

Ante los cientos de miles de fieles que se congregaron hoy en la plaza de San Pedro y que abarrotaron los aledaños, el papa indicó que los dos nuevos santos “fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia (termino griego que significa libertad) del Espíritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia”.

De ellos, Francisco recordó, en una homilía pronunciada en italiano, que “conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron”.

“En ellos, Dios fue más fuerte”, exclamó.

Francisco comenzó comentando el episodio bíblico sobre Santo Tomás que toca las llagas de Jesús resucitado y luego subrayó cómo Karol Wojtyla y Angelo Roncalli “tuvieron el valor de mirar las heridas de Jesús, de tocar sus manos llagadas y su costado traspasado”.

San Juan XXIII y San Juan Pablo II, como los llamó ya el pontífice, “no se avergonzaron de la carne de Cristo, no se escandalizaron de él, de su cruz; no se avergonzaron de la carne del hermano, porque en cada persona que sufría veían a Jesús”, agregó.

Para el papa Jorge Bergoglio, “en estos dos hombres contemplativos de las llagas de Cristo y testigos de su misericordia había una esperanza viva, junto a un gozo inefable y radiante”.

Una esperanza y un gozo, “que los dos papas santos recibieron como un don del Señor resucitado, y que a su vez dieron abundantemente al Pueblo de Dios, recibiendo de él un reconocimiento eterno”.

Para el papa “esta esperanza y esta alegría se respiraba en la primera comunidad de los creyentes” en la que se vivía “el amor, la misericordia, con sencillez y fraternidad”.

“Y ésta es la imagen de la Iglesia que el Concilio Vaticano II tuvo ante sí. Juan XXIII y Juan Pablo II colaboraron con el Espíritu Santo para restaurar y actualizar la Iglesia según su fisionomía originaria, la fisionomía que le dieron los santos a lo largo de los siglos”, explicó.

Francisco dijo que al convocar el Concilio Vaticano II (1962), Juan XXIII demostró “una delicada docilidad al Espíritu Santo, se dejó conducir y fue para la Iglesia un pastor, un guía-guiado. Éste fue su gran servicio a la Iglesia; fue el Papa de la docilidad al Espíritu”.

Mientras que al pontífice polaco Francisco le definió como “el papa de la familia”.

“Él mismo, una vez, dijo que así le habría gustado ser recordado, como el papa de la familia. Me gusta subrayarlo ahora que estamos viviendo un camino sinodal sobre la familia y con las familias, un camino que él, desde el Cielo, ciertamente acompaña y sostiene”, agregó.

El pontífice argentino terminó su homilía pidiendo que “qué estos dos nuevos santos pastores del Pueblo de Dios intercedan por la Iglesia, para que, durante estos dos años de camino sinodal, sea dócil al Espíritu Santo en el servicio pastoral a la familia”.

“Qué ambos nos enseñen a no escandalizarnos de las llagas de Cristo, a adentrarnos en el misterio de la misericordia divina que siempre espera, siempre perdona, porque siempre ama”, concluyó Francisco.

 

El papa indicó que los dos nuevos santos “fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia (termino griego que significa libertad) del Espíritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia”

 

JUAN XXIII Y JUAN PABLO II, UNA SANTIDAD MUY HUMANA

  Karol Józef Wojtyła, el Papa Juan Pablo II, nació en Wadowice, Polonia, el 18 de mayo de 1920 y falleció en la Ciudad del Vaticano, el 2 de abril de 2005. Fue el 264.º Papa de la Iglesia católica y Jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano desde el 16 de octubre de 1978 hasta su muerte en 2005.Era el menor de los tres hijos del matrimonio integrado por Karol Wojtyła y Emilia Kaczorowska. Su madre era una ferviente católica, y se las arregló para que su hijo naciera cerca de un templo, pues quería que lo primero que oyera su hijo fueran los «cánticos a Dios».


Karol Józef Wojtyła, el Papa Juan Pablo II, nació en Wadowice, Polonia, el 18 de mayo de 1920 y falleció en la Ciudad del Vaticano, el 2 de abril de 2005. Fue el 264.º Papa de la Iglesia católica y Jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano desde el 16 de octubre de 1978 hasta su muerte en 2005.Era el menor de los tres hijos del matrimonio integrado por Karol Wojtyła y Emilia Kaczorowska. Su madre era una ferviente católica, y se las arregló para que su hijo naciera cerca de un templo, pues quería que lo primero que oyera su hijo fueran los «cánticos a Dios».

Especialistas en temas de El Vaticano como el padre Jorge Enrique Mújica, miembro de losLegionarios de Cristo, coinciden en señalar que con las canonizaciones de Juan XXIII Juan Pablo II quiere proponer dos ejemplos de santidad más humana:

“Comparto la opinión, pero creo que incluso Juan Pablo II durante su propio Pontificado con la cantidad de personas que él mismo canonizó y beatificó nos estaba diciendo que la santidad no es inalcanzable, que es posible cuando nos encontramos con una persona con Jesucristo. Precisamente de ese encuentro con Jesucristo es que Juan Pablo II encontraba las fuerzas, incluso para reflejar en los momentos en los que las fuerzas humanas estaban menguadas”, señala el padre Mújica.

 El padre Mujica añade que un ejemplo del encuentro de Juan Pablo II se dio cuando el papa beato siguió el Viacrucis en la Semana Santa de 2005 abrazado a una cruz.

 “Con esa cruz se sumaba a las millones de personas que sufren a causa de diferentes males como la enfermedad, la persecución religiosa, la incomprensión, incluso la soledad”, afirma el padre Mújica.

El padre Mújica añade que un proceso de canonización no se basa en la popularidad.

“Un proceso de canonización en la Iglesia sigue una línea bastante complicada en cuanto a procedimientos para comprobar la santidad de la persona. Hay investigaciones minuciosas sobre la vida, incluso sobre aquellos elementos que hicieran dudar sobre la santidad de la persona que se quiere promover o presentar a nivel Iglesia como un modelo de santidad”, subraya el padre Mújica.

Por otra parte, añade el padre Mújica, está el elemento divino: “los milagros”.

“Se ha llevado un minucioso proceso para conocer la vida en su conjunto de Juan Pablo II y en ese sentido cuando la Iglesia da un juicio que además queda corroborado por los milagros, es decir por la intervención sobrenatural divina por medio de la intercesión de la persona en cuestión, que en este caso es Juan Pablo II, hay, por así decirlo, un sello de garantía que es el de Dios”.

Juan Pablo II, el Papa polaco fue el pontífice más viajero y con un largo pontificado de 27 años, lo tenemos muy presente. Su figura fue contradictoria y si bien es el hombre que firmemente se opuso a la invasión de Irak, también es quien aisló a los defensores de la teología de la liberación y retardó el desarrollo de la influencia de movimientos conservadores, como el Opus Dei o los Legionarios de Cristo. Ciertamente, buscaba también una apertura de los Estados, y su influencia contribuyó supuestamente a la derrota de los gobiernos socialistas de la Europa del Este. Cayó el muro de Berlín mientras él ponía freno también al capitalismo salvaje en su doctrina, aseguran expertos.

 

 JUAN XXIII, SANTO “PRO GRATIA”

Juan XXIII, de nombre secular Angelo Giuseppe Roncalli, fue el papa número 261 de la Iglesia católica entre 1958 y 1963. En su dilatada labor apostólica, ocupó varios cargos de relevancia en la Iglesia católica en el período de preguerra. Nació en Lombardía (Italia) el 25 de noviembre de 1881. Fue el cuarto hijo de un total de catorce del matrimonio formado por Giovanni Battista Roncalli (1854–1935) y Marianna.

Juan XXIII, de nombre secular Angelo Giuseppe Roncalli, fue el papa número 261 de la Iglesia católica entre 1958 y 1963. En su dilatada labor apostólica, ocupó varios cargos de relevancia en la Iglesia católica en el período de preguerra. Nació en Lombardía (Italia) el 25 de noviembre de 1881. Fue el cuarto hijo de un total de catorce del matrimonio formado por Giovanni Battista Roncalli (1854–1935) y Marianna.

El papa Juan XXIII llegó a la canonización sin que se aprobara un segundo milagro. Lo anterior no quiere decir que se privilegiara la figura del llamado “Papa Bueno”, sino que el papa Francisco acudió a la figura establecida en la legislación eclesiástica como “Canonización pro gratia”

Según un artículo de la publicación católica Avvenire, lo anterior quiere decir que el papa “acogió favorablemente los motivos presentados por la Congregación para la causa de los Santos sobre la instancia de la postulación de la causa de Juan XXIII, para poder proceder a su canonización incluso en ausencia de un milagro formalmente reconocido, como sucede normalmente para llegar a la proclamación de la santidad”.

El papa Francisco señaló que la atención que el papa Juan XXIII tenía a su servicio en la iglesia y a su dimensión misionera son razones para proceder con su canonización.

Juan XXIII murió en 1963 dejando su obra inacabada. Con el Concilio Vaticano II, buscaba la manera de abrir la Iglesia a los tiempos modernos. Pensaba que el diálogo era la mejor manera de solucionar un conflicto. Estuvo en contacto con la gente de la calle, visitó presos y enfermos, redujo los altos sueldos y la vida de lujo que llevaban los obispos, nombró cardenales del tercer mundo, y fue capaz de entrevistarse con la hija y el yerno de Nikita Jruschov y con el obispo de Canterbury, máxima autoridad de la Iglesia de Inglaterra, separada de la católica 400 años atrás.

Escribió 8 encíclicas. En ‘Mater et magistra’ asegura que la justicia y la equidad exigen a los poderes públicos que actúen para que las desigualdades económicas al menos se disminuyan y para que en las zonas menos desarrolladas, actúe el sector público. En ‘Pacem in terris’ asegura que la paz entre los pueblos se tiene que fundamentar en la verdad, la justicia como regla, el amor como motor y la libertad como clima.

Secretario de Estado de Santa Sede recibe a canciller cubano

 

El Secretario de Estado de la Santa Sede, Cardenal Pietro Parolin, recibió al Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, en la Ciudad del Vaticano.

Durante el fraternal encuentro, en la mañana del sábado 26 de abril, ambos interlocutores destacaron las relaciones históricas y amistosas entre el Vaticano y Cuba, así como la necesidad de continuar avanzando en el desarrollo y profundización de esos vínculos.

Rodríguez Parrilla agradeció el apoyo de la Santa Sede en la condena del bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de EE.UU. contra la nación caribeña y recordó con satisfacción las visitas que realizaron a Cuba el Papa Juan Pablo II en el año 1998 y el Papa Benedicto XVI en el año 2012.

En el encuentro participaron el Monseñor Dominique Mamberti, Secretario para las Relaciones con los Estados, y por la parte cubana, el Embajador ante la Santa Sede Rodney López Clemente. Con posterioridad, Rodríguez Parrilla conversó con el Monseñor Giovanni Angelo Becciu, Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado de la Santa Sede, con quien intercambió sobre temas bilaterales e internacionales de interés común.

La visita del canciller cubano al Vaticano se produjo en ocasión de la celebración de la ceremonia de canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II a la que asistieron más de noventa delegaciones internacionales. (Con información de PL, EFE y Televisa.com)

Anuncios

2 comentarios

  1. Gracias por sus comentarios compañero Roberto Dante, un abrazo desde La Habana.

  2. “Todo x 2” En El Vaticano Y La Memoria Recurrente

    roberto dante – Lanús, Argentina –

    Parto de los múltiples textos que ya han desnudado la complicidad (mínimamente, por indiferencia) de Bergoglio con la Dictadura Militar setentista en Argentina. Corresponde recordar que, durante esos años oscuros para el pueblo argentino, el ex Cardenal recibió de la Cúpula eclesiástica múltiples ascensos, con una vertiginosa continuidad, propia del Correcaminos.

    Estos textos son claros y precisos en la construcción del perfil del cardenal Jorge Bergoglio, devenido Santo Padre Francisco I. Y debido a que ya se escucharon a demasiadas voces afirmar que Bergoglio “representa una línea progresista en la Iglesia”. Esto debería ser interpretado como una humorada negra.

    No es casual que el primer Papa Latinoamericano haya sido elegido en un momento histórico donde en Latinoamérica está en constante ascenso la Indoamérica sepultada –pero no destruida – por la feroz combinación de los ejércitos coloniales europeos y la evangelización de nuestros pueblos originarios.

    Fue un proyecto muy simple:
    1) Ocupar por el poder de fuego de sus armas y aniquilar toda resistencia de los habitantes del llamado “Nuevo Continente”.
    2) A los sobrevivientes convertirlos en esclavos y/o siervos de los intereses coloniales.
    3) Someter sus culturas ancestrales en nombre de la Cruz y el Evangelio.

    Hoy: La elección de un Papa Latinoamericano deberíamos interpretarla, no solo, como la resultante de una profunda crisis del imperio Vaticano (por las numerosas situaciones ya ampliamente conocidas); además – y como eje de la movida vaticana – por la necesidad de introducir una quinta columna que, en un futuro a medio plazo, genere divisiones internas entre nuestros pueblos que caminan, por momentos cansinamente; pero caminan hacia la tantas veces denostada Patria Grande.

    Hubo “fumata blanca” en el Vaticano; dos Papas mas santificados; pero ya no “nos fuman” con vidrios de colores.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: