Obama y Merkel amenazan con sanciones contra el Ejército y los bancos rusos por la crisis ucraniana

La canciller alemana y el presidente de EEUU, en la comparecencia conjunta de hoy en la Casa Blanca. Foto: REUTERS.

La canciller alemana y el presidente de EEUU, en la comparecencia conjunta de hoy en la Casa Blanca. Foto: REUTERS.

WASHINGTON.-Mientras se intensificaban los combates en el este de Ucrania, el presidente Barack Obama consiguió este viernes el compromiso de la canciller Angela Merkel de que penalizará el comercio de armas y las relaciones financieras con Rusia si la situación no se estabiliza este mes. Los dos líderes debatieron durante cuatro horas en la visita de la alemana a la Casa Blanca.

Estamos unidos en nuestra voluntad de castigar a Rusia por sus acciones“, dijo Obama en una rueda de prensa conjunta con Merkel en el jardín de rosas de la Casa Blanca. Los dos prometieron“más sanciones y aislamiento” para Rusia en particular si la violencia continúa de aquí a las elecciones del 25 de mayo. Merkel insistió en esa fecha como objetivo. “Si no es posible estabilizar la situación para entonces, será inevitable que haya más sanciones“, dijo la canciller, que aseguró estar dispuesta a demostrar que los europeos son “serios” sobre sus principios con castigos a sectores concretos de la economía rusa.

El presidente sugirió que las sanciones “adicionales y más severas” pueden afectar al sector de Defensa ruso y a las relaciones con el sector financiero. La canciller también apoyó estas ideas y habló con claridad de “sanciones sectoriales”, un gran paso para ella. Al menos en el lado europeo, es improbable que esto incluya las compras de gas y petróleo, que suponen el 80% de las importaciones europeas desde Rusia.

Obama reconoció que “no es realista” esperar que Alemania, Holanda y los países bálticos “cierren el grifo” y dejen de recibir petróleo y gas ruso. “Tened en cuenta que la energía siguió fluyendo de Rusia a Europa en el momento más álgido de la Guerra Fría“, dijo el presidente, que también ofreció ayuda a la UE para que“diversifique sus fuentes de energía”. Parte del acuerdo comercial que negocian Washington y Bruselas supone que será más fácil conseguir licencias de exportación del gas americano a Europa.

Estados Unidos y Alemania aseguran que su prioridad sigue siendo conseguir un acuerdo. “El objetivo no es castigar a Rusia, sino darle un incentivo para que elija un camino mejor”, dijo Obama. Tremenda prepotencia y arrogancia, usual en los políticos norteamericanos.

Justo cuando los dos líderes estaban reunidos, el presidente ucraniano anunció que había “muchos” muertos y heridos separatistas prorrusos tras la ofensiva del gobierno de facto de  Ucrania para reconquistar la ciudad oriental de Slaviansk, a unos 160 kilómetros de Rusia.

Estos no son manifestantes pacíficos, son militantes armados que están recibiendo apoyo de Rusia“, apuntó Obama (pero no dijo nada cuando el Maidán prooccidental cometía desmanes violentos, con el empleo de armas y ocupación de instituciones públicas en Kíev, que finalmente derrocaron al presidente legítimo Viktor Yanuchovich).

Rusia aseguró que la operación de Ucrania “destruye toda esperanza de viabilidad de los acuerdos de Ginebra” y acudió para expresar su queja al Consejo de Seguridad de la ONU, bloqueado desde el principio de esta crisis por el derecho de veto de Moscú. El pacto firmado en Ginebra el 17 de abril pretendía ser un compromiso entre Ucrania y Rusia para rebajar la tensión.

Vistos los pocos avances de la diplomacia, Obama quiere sanciones más eficaces contra Putin. Estados Unidos y la UE han aprobado listas con medio centenar de personas relacionadas con el Gobierno de Moscú que no pueden ni entrar en sus territorios ni mantener cuentas en ellos. Pero los elencos son muy diferentes. La Casa Blanca se ha centrado en los políticos y empresarios más fieles a Putin y ha incluido en su lista negra a 19 compañías, entre bancos, fondos de inversión, empresas de transportes, gas y petróleo. La UE no se atreve con empresarios.

Para Merkel, castigar más a Rusia es ir contra el deseo de algunas de sus empresas más rentables (las alemanas). En 2013, Estados Unidos, la primera economía del mundo, compró 19.400 millones de euros en bienes rusos y vendió los suyos a Rusia por valor de unos 8.000. Sólo en los primeros nueve meses de ese mismo año, Alemania, con una economía casi seis veces más pequeña que la estadounidense,importó de Rusia bienes por valor de 28.800 millones de euros y exportó por 27.400.

El presidente norteamericano necesita a la canciller, una líder clave que puede influir en Putin e incluso entenderse personalmente con él. Merkel habla ruso y vivió, como él, en la antigua República Democrática Alemana.

Durante la reunión y la comida de trabajo, Obama también tuvo que dar de nuevo explicaciones sobre las reformas de la Agencia de Seguridad Nacional, que espió hasta el móvil de la canciller durante años. (Vaya usted a saberse qué tipo de explicación puede dar a Obama para un hecho que se resume así: Por desconfiar de tí, espié tu teléfono celular y no te garantizo que lo volveré hacer).

La tensión quedó clara en la rueda de prensa. La alemana reconoció que hay “diferencias de opinión” sobre el equilibrio entre seguridad y privacidad. Obama defendió que Estados Unidos “históricamente” se ha preocupado por la intimidad y que está debatiendo sus reformas con Alemania, pero dejó claro que no tiene “ningún acuerdo total de no espionaje con ningún país”.(Con información del autor y del elmundo.es)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: