Aprendiendo de Charlie Christ

Charlie Christ, precandidato a gobernador de Florida.

Charlie Christ, precandidato a gobernador de Florida.

 

El ex gobernador  Christ saludando al presidente Barack Obama.

El ex gobernador Christ saludando al presidente Barack Obama.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Iroel Sánchez

Charlie Christ ha sido casi todo lo que se puede ser en la política estadounidense. Fue gobernador republicano del estado norteamericano de la Florida entre 2007 y 2011, candidato independiente al Senado en el año 2010 y actualmente aspira a la candidatura por el Partido Demócrata al mismo cargo de gobernador que tuvo antes como republicano.

Aunque muchos le cuestionan su capacidad para adaptarse al cambio, colocándose allí donde cree que van a estar los votos, lo cierto es que no es por esa sinuosa trayectoria por lo que hay más polémica alrededor de su afán por retomar la gobernación de la Florida.

Las furias se han levantado porque Christ, con su olfato político para saber qué puede traerle más electores, ha anunciado que podría viajar a Cuba el próximo verano y la portavoz de su campaña dijo sobre el bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos aplica a la Isla: “no ha servido de nada durante medio siglo para cambiar el régimen en Cuba o acabar con el sufrimiento del pueblo cubano”. En una entrevista al diario Tampa Bay Times, su portavoz también afirmó que el candidato está   “deseoso de aprender más del país caribeño”, y es partidario de “normalizar las relaciones de Florida” con la Isla.

Una encuesta reciente de Atlantic Council, una prominente institución de investigación de Washington, arrojó que 56% de los estadounidenses favorecen el cambio de la política hacia Cuba, pero esa mayoría sube al  63 por ciento entre los adultos de la Florida. Ya en febrero, los congresistas miamenses Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, calificaron la postura de Christ sobre las relaciones con Cuba de “vergonzosa” pero para su disgusto la candidatura del ex gobernador lleva 10% de ventaja en las encuestas sobre su oponente republicano y actual gobernador, Rick Scott, quien calificó en un comunicado de “insulto” a la comunidad cubana de la Florida la actitud de Christ.

La manera en que Charlie Christ ha ido modificando su postura sobre Cuba puede ilustrar el modo en que han cambiado los electores floridanos. En 2006, siendo candidato a gobernador, criticó a su opositor del Partido Demócrata porque este había visitado Cuba, cuando fue candidato independiente al Senado en 2010, Christ apoyó la decisión de Barack Obama de permitir que los cubanoamericanos pudieran visitar sus familias en la Isla y ahora es él  quien quiere recorrer La Habana.

Nosotros también queremos aprender del país norteño. Bienvenido Christ, que ayude con su visita a romper el bloqueo. Así, de paso por esta ciudad, nos explica el sistema político que algunos quieren que imitemos en Cuba, del que se dice aquella conocida frase de que no hay nada más parecido a un republicano que un demócrata, a la que Christ parece haber sumado “y que un independiente”.  (Publicado en CubAhora)

Anuncios

3 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con sus conclusiones, profesor, solo me queda expresar mi esperanza de que se normalicen las relaciones lo antes posible. La política exterior norteamericana no puede permanecer presa del pasado por la ignorancia y testarudez de un grupo de insensatos. Mi agradecimiento y admiración por su columna, que es de lo mejor que hay en Internet en este momento y es muy necesaria para ir abriendo mentes y destruyendo mitos.

  2. Amigo Cardona, Cuba no es una prioridad en la política exterior norteamericana. Cuba se ha convertido en un asunto de política domestica en EE.UU, (muy llevado y traido en tiempo de elecciones) y que está secuestrada por un reducido grupito de políticos cubano-norteamericanos superreaccionarios, que han vivido toda una vida de eso. Y se van quedando sin argumentos para intentar convencer a la comunidad de emigrados de origen cubano en territorio norteamericano de no tener relaciones normales con su patria de origen. Eso es claro. El gobierno de EE.UU. tiene otros asuntos más urgentes, Asia, Medio Oriente, Europa y hasta África. Washington ha dejado relativamente desatendido lo que ellos llaman su patio trasero de América Latina, lo cual no quiere decir que provoquen revueltas golpistas en Venezuela, Ecuador, Bolivia y acciones desestabilizaras contra Cuba. El bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de EE.UU. contra Cuba es un anacronismo de la llamada Guerra Fría, y aun en esas condiciones históricas jamás se debió imponer por viola la ley internacional, la Carta de las Naciones Unidas, pues el gobierno de EE.UU. intenta por medidas coercitivas económicas, comerciales y financieras de marcado carácter extraterritorial cambiar el sistema político y social en Cuba e imponer el suyo. Y eso a todas luces es ilegal y además genocida. Gracias como siempre por sus sabias reflexiones.

  3. El embargo-bloqueo norteamericano contra Cuba es algo tan insensato y tan inútil –cualquiera que sea el parámetro que se utilice para medirlo– que a mí me parece increíble que a estas alturas no se haya eliminado. Puedo entender por qué surgió cuando lo hizo (circunstancias históricas) pero que aun subsista me parece increíble, porque no beneficia absolutamente a nadie; al contrario, perjudica a todos. En cuanto al parecido entre un republicano y un demócrata, creo que hay que ser un poco menos superficiales: si la vara de medir es la posición en cuanto al embargo-bloqueo, es cierto que ambos partidos se han parecido bastante históricamente en cuanto a la política exterior que han mantenido hacia Cuba, pero no debemos pecar de presumidos. Después de todo, la política exterior norteamericana no gira en torno a Cuba, sino en torno a un sinfín de asuntos de la más variada naturaleza. Cuba es apenas uno de muchos temas en el radar político norteamericano. Yo sigo pensando que la normalización de relaciones se tiene que dar más temprano que tarde, por imperativos geográficos y económicos. Es cuestión de sentido común.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: